Proyecto 2008

MALAWI. CONSTRUCCIÓN DE CASAS PARA MAESTRAS Y ESCOLARIZACIÓN DE MÁS DE 4.000 NIÑAS Y NIÑOS.

En Malawi, la mitad de la población es analfabeta, de esta, el 73% son mujeres y sólo el 30% de las niñas en edad escolar acuden a las clases de manera regular. La tasa de mortalidad infantil es del 79 por 1000. La población sin acceso a agua potable es del 29 % y el índice de VIH/SIDA es del 15%.

Por regla general, la mujer en África es más analfabeta, tiene peor situación de salud, no tiene acceso y control sobre recursos productivos, no puede heredar bienes y se mantiene silenciada tanto en las esferas privadas como públicas. En el caso de las niñas, se educan y desarrollan en una sociedad totalmente machista y con una estructura patriarcal en la que los hombres son los que deciden su futuro y con frecuencia son casadas a edad muy temprana. Cuando sus padres y familiares están enfermos, muchos de ellos infectados por el VIH/SIDA, son las niñas las que tienen que abandonar la escuela para atender los trabajos y quehaceres domésticos. La situación de maltrato, violencia de género e infantil y abusos sexuales de estas menores es elevadísima, lo que lleva a un ínfimo nivel de su autoestima y gran nivel de dependencia y supeditación del hombre.

En Malawi, muchos profesores rechazan el destino a escuelas y zonas rurales porque no tienen una vivienda en la que residir, o no pueden acceder a la escuela, ya que deben desplazarse por caminos intransitables o que están muy alejados. Las aldeas del distrito de Kasakula padecen esta situación de forma alarmante. Sin casas para profesores no hay maestros, y sin maestros los niños y niñas no pueden ser escolarizados y recibir educación. Esta situación afecta principalmente a las niñas ya que, creencias y prácticas culturales, tienen como resultado el matrimonio de estas niñas a edad muy temprana. Producto de la falta de educación, en muchos lugares, no se considera que la mujer deba tener la más mínima formación, puesto que su cometido final es el matrimonio y el cuidado del hogar.

21 de diciembre de 2008. Concierto en el Auditorio Nacional de Música de Madrid bajo la dirección de D. JOSÉ RAMÓN ENCINAR. Con los fondos obtenidos, y en colaboración con la fundación AYUDA EN ACCIÓN, se han construido CASAS PARA MAESTRAS en el distrito de Kasakula-Ntchisi (MALAWI), que ha permitido la escolarización de más de 4.000 niñas y niños.

El motivo trascendental de que sean maestras y personal femenino las que ocupen estas viviendas es para poder propiciar y estimular la integración de las niñas y mujeres en las escuelas, causa fundamental y factor primordial de igualdad social. Las profesoras, conscientes de la marginación femenina, prestan especial atención al desempeño académico de las niñas y se encuentran en mejor situación para identificar y denunciar posibles casos de violencia física, psíquica y sexual en el entorno escolar.

La presencia de una igual en la comunidad es un ejemplo para las niñas, en el que pueden verse reflejadas y que les abre nuevas oportunidades y visiones de futuro. También es un ejemplo para los niños que asisten a la escuela, porque el modelo de autoridad ya no es un hombre y empiezan a asumir que la mujer tiene otro papel; por lo que a largo plazo, cuando sean adultos, la relación con sus mujeres será distinta, basada en un mayor respeto y, si tienen hijas, entenderán la importancia de que éstas vayan a la escuela. También lo son para los padres, que rompen con los esquemas tradicionales y ven como sus hijas pueden tener oportunidades de lograr vivir dignamente más allá del matrimonio si acuden a la escuela.

Tan importante como la educación de estos niños y niñas es la creación de COMITÉS DE MADRES en cada una de estas escuelas, con los que se pretenden dar confianza a otras madres para que envíen a sus hijas a la escuela. Esto favorece que se creen grupos donde las MUJERES ADULTAS TAMBIÉN APRENDAN A LEER Y A ESCRIBIR y tomen conciencia de los derechos básicos que les son negados a ellas y sus hijas.