Proyecto 2014

R. D. del CONGO: RECONSTRUCCIÓN DE UNA GRAN ESCUELA EN LA CIUDAD DE GOMA PARA 2.400 NIÑOS Y NIÑAS

La República Democrática del Congo es un país asolado por la guerra en el que las violaciones de los derechos humanos forman parte de la vida cotidiana de su población, afectando especialmente a los más vulnerables, los niños y las niñas.

La ciudad de Goma, situada en la frontera con Rwanda, ha sido escenario de enfrentamientos bélicos convirtiéndola en una de las zonas más inseguras de África. Como resultado de estos enfrentamientos, la población civil ha sufrido asesinatos, saqueos, desplazamientos forzados, violencia sexual y reclutamiento de niñas y niños soldados.

Todos han reclutado a niños y niñas como milicianos y esclavas sexuales, tanto el ejército como las guerrillas de la zona. La ONU solicitó a los grupos armados que liberasen a los menores que tienen combatiendo para ellos.

Como consecuencia de un desplazamiento masivo de la población y la afluencia de refugiados, la ciudad de Goma triplicó el número de habitantes en los últimos años, llegando a un millón de personas. El resultado de este boom demográfico ha sido dramático y las condiciones de vida cada vez más precarias: la mayoría de las personas no tienen acceso al agua potable y electricidad. La inseguridad y el éxodo rural han provocado, además, una crisis alimentaria sin precedentes.

En Goma, por falta de escuelas, la mayoría de los niños y niñas no tienen acceso a la educación y la población infantil y los jóvenes, después de más de 15 años de conflictos armados, sólo han conocido la guerra.

El 8 de junio de 2014, “Voces para la Paz” (Músicos Solidarios) ofreció un concierto solidario con el objetivo de recaudar fondos y, en colaboración con la Fundación CODESPA, han reconstruido 28 aulas de una gran escuela en la ciudad de Goma, beneficiando a 2.400 niños y niñas de primaria.

Muchos de los niños y niñas que acuden a esta escuela son niños soldados rescatados, a los que la escuela les ofrece la posibilidad de ser alfabetizados, contar con alojamiento y manutención, apoyo psicosocial, cuidados médicos y formación profesional, a la espera de que se lleve a cabo la búsqueda de sus familias y de que las condiciones para la reunificación familiar y la reinserción social y comunitaria sean adecuadas.